Imagen

Historia



Club Atlético Bohemios
Fundado el 1º de Mayo de 1932

 

El 1º de Mayo de 1932, en la casa de los esposos León Peyrou y Lola Tolosa, en la calle Tomás Diago 734 del barrio de Punta Carretas de la ciudad de Montevideo, se reúnen los señores C. L. Peyrou, E. Mendive, R. Amela, W. Berbejillo, H. U. Abó, J. F. Fillerín, H. Garcé, N. Latorre, L. A. Amela, O. A. Peyrou, y O. V. Hansen, con la intención de crear un conjunto deportivo y social que tendría una marcada inclinación, en su inicio, hacia el fútbol, deporte de mayor arraigo en el país.
Es así que nace el "The Cats Athletic Club", con una camiseta diseñada en "color blanco y gato negro en el bolsillo". Apenas 14 días después se resuelve el cambio de denominación, pasando ésta a ser Club Atlético Bohemios, nombre inspirado en un cocktail servido en el Bar donde se reunían los socios fundadores. También los colores sufrieron un cambio, ya que la camiseta elegida no se podía comprar con los fondos existentes, dada su exclusividad.


Los emblemas

 

Por Asamblea del 24 de Mayo se fijan los colores definitivos como blanco y marrón (que eran similares al del Club Triumph Juniors de la época, lo que hacía más accesible su adquisición). El día 25 de Junio del mismo año se establece que la camiseta de basquetbol sea blanca y una "B" marrón (diseñada por Oscar Peyrou). Luego de encomiables sacrificios, (como que uno de los socios llegara a empeñar su gabardina) se adquirieron las camisetas.
Siendo necesaria una bandera distintiva del Club, su madrina, la Sra. Lola Tolosa de Peyrou se encargó de confeccionarla.

 

Socios fundadores

 

"Se consideraron socios fundadores a quienes se asociaran entre el 1º de Mayo y el 24 de Junio de 1932.

- José R. Amela
- Carlos A. Amela
- Héctor Abó
- W. Berbejillo
- Emilio Boix
- Luján Borges
- Eugenio R. Bruel
- Ricardo Brussoni
- Julio Casteran
- Luis Casal
- Orestes Celci
- J. De Chiara
- A. De Chiara
- J- P- Fillerín
- Miguel Ferreira
- José Faggioni
- E. Gar´cia Dobal
- Horacio Garcé
- José A. Ramirez
- Juan C. Sartori
- César Galicia
- Héctor Garicoitz
- César Galmarini
- A. García Pardo
- Enrique Givogre
- O. V. Hansen
- Tomás Hernández
- N. Latorre Píriz
- Enrique Mendive
- Luis Moreno
- León Peyrou
- César Peyrou
- Héctor Peyrou
- Oscar Peyrou
- Clemente Puig
- Hermes Pereira
- Roberto Ruiz
- Roberto Rodríguez
- G. Rava Castelli
- Alberto Santuberry

 

Acta de fundación

 

1º de Mayo de 1932
2ª. Convocatoria.
Asisten los Sres. C. L. Peyrou, C. F. Mendive, J.R. Lamela, W. Bervejillo, H. U. Abó, P. Fillerín, H. Garcé, N. Latorre, C. A. Lamela, O. A. Peyrou, H. Peyrou, y Q. V. Hansen. De los citados faltan los Sres. y A de Chiara, C. Sartori, A. Pentbery, C. Galicia y E. Boiz.
Se inicia la sesión pasando a votación la designación de un presidente y secretario para la misma. Se designan a los señores C. L. Peyrou y O. V Hansen respectivamente.
El Sr. Presidente resuelve que el primer asunto a tratar sea lo del nombre que se debe dar al Club, votándose nominalmente.
La votación nominal fue ésta: Sres. Latorre, C. L. Peyrou, J. P. Fillerín, y O. Hansen: "Red Star". Los Sres. H. Peyrou, C. Amela, H. Abó, E. Mendive, Bervejillo, Garcé y O. Peyrou: "The Cats".
Se discute si se debe agregar a este nombre, Fútbol Club o Athletic Club.- Por mayoría se elige éste último.- El Club se llama, pues, por 8 votos contra 4 "The Cats Athletic Club".- Se trata enseguida el asunto de los colores del Club. Por votación nominal los colores son estos: Camisa blanca con gato negro en el bolsillo.- Votaron por estos colores los Sres. C. L. Peyrou, Amela, Mendive, Abó, O. Peyrou, J. Fillerín, H. Peyrou. Los Sres. Latorre, C. Amela y Hansen votaron por la camiseta de "Wanders". El Sr. Garcé: camisa blanca, franja horizontal negra en el pecho y gato blanco sobre la misma franja. El Sr. Bervejillo: camisa roja y gato negro en el pecho.
Designación de autoridades: Toma la palabra el Sr. Mendive y manifiesta que él cree, que se impone la designación de una comisión provisoria, hasta que estén prontos los estatutos, Comisión que se encargaría de la creación de los mismos.
Una vez hechos éstos se convocaría a una nueva asamblea y se designarían las Autoridades definitivas. Es aprobada por unanimidad la moción de Mendive. Se pasa a votación nominal la designación del Presidente Provisorio. Es electo el Sr. E. Mendive por mayoría de 7 votos. El Sr. C. L. Peyrou obtuvo 5 votos. Por aclamación es electo Secretario el Sr. O. V. Hansen. Por mayoría de 7 votos contra 5 a favor del Sr. C. L. Peyrou es electo tesorero el Sr. Latorre.
La Comisión Provisoria está así integrada: Presidente: Sr. Enrique Mendive, Secretario: Sr. Octavio Hansen, Tesorero: Sr. Néstor Latorre.
Una vez efectuada la elección, el Sr. C. L. Peyrou cedió su puesto al Sr. E. Mendive recién electo para Presidente provisorio, quien agradeció la gentileza del Sr. Peyrou.
Comisión de Team.-
Son propuestos por los Sres.: C. L. Peyrou, O. Hansen, Abó, H. Peyrou y Latorre. Son aceptados éste último por aclamación.
Capitán.-
Por unanimidad es aceptada la proposición del Sr. Hansen de elegir capitán al Sr. César L. Peyrou.-
Sub Capitán.-
El Sr. Mendive propone al Sr. O. A. Peyrou.-
El Sr. Hansen propone al Sr. J. R. Amela y el Sr. C. L Peyrou al Sr. Hansen.- Pasa a votación nominal y empatan la elección los Sres. O. Hansen y O. Peyrou con 6 votos cada uno.- Por sorteo es elegido Sub Capitán el Sr. Hansen.-
Los Emblemas.-
Por asamblea del 24 de mayo se fijan los colores definitivos como blanco y marrón (que eran similares al del Club Triumph Juniors de la época, lo que hacía más accesible su adquisición). El día 25 de junio del mismo año se establece que la camiseta de básquetbol sea blanca y una "B" marrón (diseñada por Oscar A. Peyrou). Luego de encomiables sacrificios, (como que uno de los socios llegara a empeñar su gabardina) se adquirieron las camisetas. "Siendo necesaria una bandera distintiva del Club su madrina, la Sra. Lola Tolosa de Peyrou se encargó de confeccionarla".


La primera cancha

 

Gracias a la contribución del Sr. A. De Silva (proclamado socio honorario en Asamblea del 25 de Junio de 1932) se obtiene un terreno en la calle 21 de Setiembre (entre Tomás Diago y Roque Graseras). El día 25 de Agosto de 1932 luego de escuchar el Himno Nacional, y la música "Alma de Bohemios", los asociados, unidos de palas y picos, comenzaron la nivelación del terreno. Se compran materiales usados para el piso y la construcción de los vestuarios, así como para instalar la iluminación del escenario.

Personería jurídica e ingreso a la FUBB

 

Con el paso del tiempo fue aumentando paulatinamente el caudal social, por lo que se consideró llegada la hora de realizar gestiones correspondientes ante las autoridades, a fin de obtener la aprobación de los Estatutos Sociales y la Personería Jurídica (hecho que ocurre en Setiembre de 1934).
Inmediatamente después se solicita la afiliación y el ingreso a la Federación Uruguaya de Básquetbol, en la Divisional Tercera Extra (actualmente Tercera de Ascenso). El comienzo es auspicioso, ya que se gana el Torneo Especial con que se inaugura la temporada y tras una brillante campaña se asciende a Intermedia (actualmente Segunda de Ascenso).

 

Nuevo local (Joaquín Núñez 3005 y Báez - Desde 1935 a 1942)

 

Se tiene ya en 1935 la audacia de pensar en un local mejor. Se obtiene el uso de la cancha del "Albión" , una de las primeras instituciones de nuestro fútbol, mejorándose las comodidades, vestuarios, salas de juego y de sesiones, canchas de volleyball y bochas, se puso en condiciones la cancha de basketball y se reestructuró la iluminación.

 

La crisis de 1936

 

No todo eran logros y adelantos en la joven Institución. Llegó el año 1936 y el acto eleccionario interno trajo aparejada una escisión de grandes repercusiones. El registro social decreció alarmantemente, las finanzas decayeron, y como culminación la IMM canceló la concesión del predio que estaba siendo arreglado para anexo del campo de deportes. Pero no todo estaba perdido, ya que los socios que permanecieron con gran tesón y fe, continuaron la lucha tratando de salir adelante.

Este año fue decisivo. Se ajustó la economía y lentamente se repoblaron los registros coaxiales. Poco a poco el Club empezó a recuperarse económica, deportiva y anímicamente y retomaba su empuje y crecimiento. Las mentes más soñadoras comenzaron a forjar la idea de la adquisición o construcción de su sede propia para estar a salvo de los imprevistos. A fin de incorporar a la mujer a la vida social y deportiva de la Institución, el Club crea la Sección Femenina, teniendo como deporte principal el volleyball, siendo una de las precursoras la Prof. María Elena Jardín.

 

Nace la esperanza

 

Ronda la idea del edificio propio, gimnasio cerrado, Sede para los Socios, comodidades para otros deportes, etc., pero para emprender la obra, únicamente se contaba con unos trescientos y pocos pesos.
Para ello se designa una Comisión Administradora de la Construcción del Estadio Cerrado (C.A.C.E.C.) integrada por los Sres. César L. Peyrou, Cr. Manuel Irisarri Gil, Arq. Oscar A. Peyrou, Alberto Casal, Domingo Manfredi, Horacio Vaccarezza y Lauro Olivera.
Según nos ilustra un folleto de diciembre de 1940 "dejará de ser una quimera el local propio, y la casa de Bohemios será la nuestra para acoger fraternalmente al nuevo camarada o al rival deportivo que vendrá a porfiar la lucha de la superioridad caballerosa, para que el vencido siempre sea el vencedor si después de la jornada alta queda su frente y limpio su corazón. Para eso queremos local, para que sea el escenario cómodo de la lucha cordial en las competencias del músculo. Para que la mujer en el perfeccionamiento de su físico, se entregue a la lucha deportiva contribuyendo con su gracia al encanto de la casa de Bohemios y para que cuando sólo sea espectadora de competencias varoniles pueda cómodamente ofrecer la gloria de su aplauso a los vencedores y el tesoro de su estímulo a los vencidos. Queremos que la casa de Bohemios sea lugar de gratas reuniones sociales, que al unirse más nos unan cada vez más al tronco común que es Bohemios. Para que allí vivamos juntos el optimismo radiante de nuestra juventud, que ofrecemos a Bohemios como su mejor escudo para luchar contra la adversidad".
Las circunstancias son favorables, desde los triunfos deportivos, hasta la adquisición del terreno para hacerlo grande, ha llegado el momento de aunar todos los esfuerzos para dotar a Bohemios de un gimnasio cerrado, canchas de básquetbol, volleyball, sede social, biblioteca, sala de fiestas, etc.

 

El préstamo del Banco Hipotecario

 

El 23 de Octubre de 1940 se formaliza en las Oficinas del Banco Hipotecario del Uruguay el compromiso de copra del terreno de la calle Gabriel A. Pereira, depositando como seña la suma de $1220 equivalente al 10% del valor total del mismo.
En marzo de 1941 el Banco concedió un préstamo a 3os que fue ampliando en fecha posterior a la suma de $33.700 en títulos de Obras Públicas. De dicha cantidad se habían retirado $22200 en los cuales estaban incluidos $12200, valor del terreno que fue abonado al contado.

 

El inicio de las obras

 

La construcción del local fue iniciada en Setiembre de 1941. El valor real del edificio superó los $80.000, aún cuando el valor del costo fue inferior, debido a las importantes economías logradas por su administración directa y por el hecho de ser honorarios los servicios del Técnico de la obra, en su doble aspecto de Arquitecto y contratista, el Arq. Oscar A. Peyrou.
Varios inconvenientes motivaron la suspensión de las obras. Los planos primitivos debieron modificarse pues la naturaleza poco consistente del terreno motivó el cambio de la característica de la cimentación. Se modificó el sistema del techado que se debió hacer de hormigón armado, al igual que las graderías que en un principio se proyectaron de madera.
La Segunda Guerra Mundial hacía muy difícil conseguir hierro, por lo que hubo que recurrir a diversas entidades oficiales y particulares para paliar la situación. Y para terminar de templar la voluntad de los dirigentes, la pared con frente a la calle Muñoz, que había alcanzado ya la altura necesaria, se derrumbó con el temporal de Mayo de 1942 pués los materiales aún no se habían fraguado.
El gran deportista Héctor Supicci Sedes obtuvo del Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Instrucción Pública, el 20 de Mayo de 1942, con una contribución de $15000, para continuar las obras.
Como hecho resaltable se debe consignar que el Arq. Oscar Peyrou en esa época había comprado un terreno para construir su futura casa dado que pensaba contraer enlace. Pero en determinada oportunidad faltaba dinero para abonar los materiales en la construcción del edificio del Club y no vaciló en vender su terreno para entregar el dinero a la Institución en calidad de préstamo a devolverse a la brevedad. El gesto no termina allí, ya que se le devolvió el dinero en forma de cuotas sociales para él y su futura esposa, Pilar Soares de Lima a razón de $1.50 mensuales.

 

Los años difíciles

 

La construcción del gimnasio cerrado de la calle Gabriel Pereira constituyó una verdadera revolución en el Basketball Nacional. Acostumbrado el público a tener que presenciar los partidos en el pequeño escenario del Club Atenas en la calle Reconquista, donde salvo una grada, los espectadores se ubicaban parados a los lados de la cancha, el gimnasio de Bohemios para la época tenía las características de un verdadero estadio para deportes bajo techo.
Bohemios otorgaba la posibilidad de que un público numeroso pudiera acercarse al básquetbol, y así se pudieron organizar los Campeonatos de Invierno, con la participación de conjuntos brillantes de la época.
Desfilaron por el flamante escenario de Pocitos equipos que hacían sensación como: Sporting, Olimpia, Aguada, Trouville, Montevideo, etc. Fue un ciclo de oro para el Basketball y el gimnasio de Bohemios había permitido que una gran afición se volcara a sus tribunas.
Hay momentos importantes en la historia de este deporte en el Uruguay. Entre ellos la participación de Uruguay en las Olimpíadas de Berlín, la contratación de un técnico americano, la organización del Mundial de 1977, la presidencia de Don Alberto Rosello, etc., pero debe resaltarse la construcción del Gimnasio Cerrado de Bohemios, hito en la historia del Basketball, que significó el verdadero despegue de este deporte, solamente superado en el favor del público por el football. Con el transcurso del tiempo, se pudo contar con nuevos escenarios de mayor capacidad conforme a la época, pero en el aficionado estará siempre presente el reconocimiento a lo que significó la construcción del gimnasio de la calle Pereira.
Luego del momento de euforia de la inauguración del estadio y sus dependencias, el 19 de Junio de 1943, empezaron a vivirse los momentos difíciles. El caudal de asociados que con la inauguración del gimnasio se habían acrecentado vigorosamente, se vio disminuido notablemente en 1944 con el descenso del equipo de basquetbol a la 2ª divisional en la que habría de permanecer hasta 1951.
Comenzaron las dificultades financieras y coincidentemente se produce el alejamiento de gran parte de los socios, en especial de algunos de los más antiguos y se notaba la falta de nuevos dirigentes con experiencia que tomaran a su cargo continuar la brillante gestión iniciada por los pioneros de Punta Carretas.
Las dificultades para el cumplimiento de las obligaciones, los atrasos en los pagos, la falta de recursos, terminaron un agravamiento de la crisis que derivó en la intervención del Club por el Banco Hipotecario, y la designación de un funcionario para controlar su movimiento financiero. No es posible asegurar hoy, con la proyección del tiempo, que el Banco hubiera llegado a formalizar un proceso de ejecución al Club por el atraso en las obligaciones. Pero sí es evidente que la intervención fue un hecho importante para que nuevamente aparecieran las grandes reservas morales que siempre tuvo Bohemios para afrontar la adversidad. Mientras dirigentes de la Institución, conjuntamente con los de la FUBB realizaban gestiones en procura de una refinanciación de la deuda con el Banco Hipotecario y el Banco de la República, comenzaron a surgir las posibles soluciones a la crisis, las cuales traían como consecuencia una importante limitación para Bohemios en la disponibilidad de sus instalaciones.
La propia Federación y el Club Trouville presentaron sus aspiraciones para arrendar el gimnasio por un extenso período, ofreciendo sumas que permitirían solucionar la grave situación financiera. Ambas propuestas tenían en común que, si bien se reconocían los derechos de los asociados de Bohemios, determinaban una casi total indisponibilidad del local social y del gimnasio, que quedaba prácticamente para el uso de espectáculos organizados por los arrendatarios.
Por su parte el Club A. Peñarol, que en esos momentos se encontraba junto con la Institución Atlética Sud América y el Club A. Defensor separados de la FUBB, también ofreció contratar en usufructo el gimnasio. En aquel momento la decisión que se tomara al respecto era de vital importancia política, pues de ello dependía la suerte del conflicto que en ese momento vivía la FUBB. La propuesta del Club A. Peñarol era económicamente muy importante, con reparto de utilidades, pago de deudas, liberación de garantías personales, etc., ero en el fondo constituía un certero golpe político en la lucha que enfrentaba a dicho Club con toda la FUBB.
Entretanto se había ido formando en Bohemios conciencia de que se podía solucionar la crisis, sin ayuda externa, que comprometiera a la independencia de la Institución, y fundamentalmente permaneciendo fieles a la Federación. Frente al desánimo que cundía entre viejos asociados y dirigentes se fue gestando un movimiento de gente joven, vinculada casi toda a la nueva zona de Bohemios, que ofrecieron su esfuerzo para salir de la crisis. La consigna fue que Bohemios saldría adelante por sus propios medios y en una vibrante asamblea, en Julio de 1946 se resuelve iniciar una gran colecta nacional. Se designa una Comisión Especial presidida por Dante Treglia, encargada de las gestiones para proveer fondos y conjuntamente ratificar la adhesión a la FUBB.
La colecta en sí puede no haber tenido un gran éxito en cuanto a la suma recaudada. Fue una ayuda para salir de la crisis y el comienzo de un proceso de recuperación. Pero sirvió para poner de relieve las enormes reservas morales de la Institución. Hubo algún asociado desconforme con la resolución que se alejó por un tiempo del Club y otros que se sintieron defraudados al no aceptarse las tentadoras propuestas de las instituciones citadas. Lo importante fue constatar que nacía en Bohemios una legión de gente joven que al parecer había heredado la fe y la tenacidad de los pioneros y fundadores del Club y que como savia nueva, lo sacaría de la crisis. Se puede asegurar que, en el nuevo barrio, nació un nuevo Bohemios, pujante, joven, pleno de fe y esperanza y fundamentalmente consciente de la responsabilidad que asumía.
Las dificultades continuaron. La Institución se debatía en 2º. De Ascenso, con magras recaudaciones y menguados recursos, pero la crisis había pasado y la recuperación estaba en marcha. La inquietud permanente de Bohemios, sus grandes realizaciones, haría volver, por momentos las dificultades, las situaciones inciertas, la necesidad de esfuerzos mancomunados, grandes sacrificios y zozobras económicas, pero ya se estaba preparando par ala lucha.

Aquellos años difíciles habían marcado una huella, un camino por el cual nuevos dirigentes con la misma visión y la misma fe, lograron el gran Bohemios de hoy.

 

Se sigue adelante

 

1948. Es aspiración de la Comisión Directiva ofrecer a la masa social la mayor cantidad de facilidades y atracciones, pero para ello debe luchar contra una economía muy debilitada, ya que su caudal social es bajo, y la recaudación apenas alcanza para hacer frente a las mínimas necesidades del Club. Para salvar ese escollo se buscan soluciones transitorias: se arrienda el local a la FUBB y a diferentes espectáculos de boxeo, sacrificando horas de usufructo a los asociados. En esta época se reanuda, gracias las gestiones de ambos presidentes, Dante Treglia y Saldún, las relaciones con el Club Tabaré, suspendidas desde mucho tiempo atrás.
El 1º de Marzo de 1954 asume la Comisión Directiva presidida por el Cr. Rafael Vanrell, quien debe afrontar una grave crisis que culmina con la renuncia de diversos directivos y suplentes que no acompañaban al Presidente, luego de diversos llamados a Asamblea Extraordinaria. Toma cartas en el asunto la Comisión Fiscal que convoca a nueva Asamblea, la que decide que se hagan elecciones parciales. En ellas los directivos obtienen el apoyo de la casi totalidad de la masa social y en primera sesión realizada se recibió la renuncia del Cr. Vanrell y de quienes lo acompañaban. El nuevo Consejo Directivo quedó entonces integrado bajo la presidencia del Cr. Alfredo Rega Vázquez.
Se aprueba el Plan de los Arq. Peyrou, Lenoble y Foilco sobre las ampliaciones y mejoras que se introducirían en el local, plano que fue presentado a la Comisión Nacional de Educación Física a fin de obtener la cooperación necesaria de la misma para llevarlo a cabo.

 

1957. Año del 15 aniversario

 

Ya en 1957 se comienza a pensar en la ampliación del local social. Las obras comprenderían piscina cerrada, frontón de pelota, gimnasio cerrado exclusivamente para damas y niños, vestuarios y zona de caballeros con casilleros y cancha cerrada de bochas, según los planos de los Arq. Peyrou, Lenoble y Folco, que fueron aprobados por una Asamblea General Extraordinaria. La memoria y los planos se entregan al Banco Hipotecario para su estudio a los efectos del préstamo correspondiente.
La Comisión de Obras, presidida por el Cr. Alfredo Rega Vázquez obtuvo de la Comisión Nacional de Educación Física la suma de $20.000 y la aprobación de los planos. Todo esto debería esperar ya que las dificultades inherentes a la obra impiden su concreción.
Este año marca un momento de tristeza del Club. El recordado dirigente Don Antonio Pieri se fue para siempre, perdiéndose así uno de los pilares de la Institución.
El día 1º de Mayo de 1957 se comienzan los festejos del aniversario de la fundación del Club con diferentes actividades deportivas y culturales, entre las que cabe recordar la Exposición de fotos, en el Salón Social, que rememoraba toda su historia. Como aún no había terminado el Torneo de basketball y existían grandes posibilidades que Bohemios saliera campeón, se decide en Asamblea General prorrogar el mandato de la Comisión Directiva hasta la finalización del mismo, al igual que el banquete de festejos con que se cerrarían los actos del 25 aniversario.
La fecha de realización fue el 14 de Junio. A las 19hs se realizó una Sesión Simbólica de la Primera Directiva del Club, en la cual estuvieron presentes los Socios Fundadores integrantes de aquella, Dr. Enrique Mendive, que la presidió, Sr. Horacio Garcé, Dr. Abó García, Néstor Latorre, Oscar y Néstor Peyrou, faltando los Sres. Hansen y J. Amela ya fallecidos. De todo esto se grabó un disco, el que es guardado en los archivos del Club. Posteriormente se realizó el gran banquete en un hotel de Pocitos donde se reunieron diversas autoridades del deporte nacional. Allí se rindió homenaje a los fundadores, se entregaron insignias recordatorias a los asociados que habían permanecido durante los 25 años en forma ininterrumpida en los Registros Sociales, y a los jugadores que habían logrado el ascenso.
Como toque emotivo se debe resaltar la presencia de la Sra. Lola Tolosa de Peyrou, quien fuera proclamada Madre de Bohemios y en aquella oportunidad como 25 años atrás; entregó una bandera albimarrón de seda.

 

Infraestructura locativa - Segunda etapa

 

El día 6 de febrero de 1964 se coloca la Piedra Fundamental del nuevo Bohemios en presencia de autoridades nacionales. Los asistentes firmaron el pergamino que se encerró en un tubo y fue enterrado en la base de las nuevas obras que habrían de iniciarse, quedando para la posteridad la prueba de la voluntad, fe y sacrificio de los que impulsaron las obras.
Por Asamblea del 4 de Agosto de 1964 se designa la Comisión de Obras integrada por el Cr. Alfredo Rega Vázquez, que la presidía, Dante Treglia, Alberto Casal, Juan J. Balleto, Ricardo J. Vergara, Dr. Enrique Mendive, Cr. Manuel Irisarri Gil, Carlos Ma. Pérez Marexiano, Luis Alberti, Arq. Oscar A. Peyrou, Horacio Garcé, Arq. Luis Isern, y Sebastián Vieira, y como representantes del Consejo Directivo los Sres. Jesús González, Luis Engelbrecht, Fernando Simone, Ernesto Rega y Humberto Capozzoli. Se presentan diversos proyectos para las obras, en particular por el Arq. Peyrou, pero la Comisión decide no comenzar ninguna construcción si no se consiguen antes donaciones complementarias por parte de Organismos Estatales.
Se obtiene un préstamo de dinero del exterior, con el Aval del Banco República, el equivalente en moneda nacional de 187.000 (ciento ochenta y siete mil) dólares, que en aquel momento se cotizaba a $2.50. En vista de ello se llamó a licitación para las obras, adjudicándoselas a la Empresa de los Arqs. De Los Campos, Puente y Tournier. El proyecto y la dirección de las mismas era del Arq. Oscar A. Peyrou, con la valiosa colaboración del Sr. Luis Alberti.
Poco a poco se va levantando la estructura de hormigón armado y va tomando cuerpo el nuevo edificio. Se construye la planta baja, el salón donde se ubicará el bar, la estructura de la piscina y el salón comedor (hoy Salón León Peyrou).
Se realiza una Reforma de Estatutos, en adelante los Directivos durarán dos años y sus cargos ya no serán Comisión Directiva sino que los destinos del Club serán regidos por un Consejo Directivo.
En 1966 las obras se detienen por problemas económicos y por dos años, hasta 1968, no habrá actividad de construcción.

 

Bohemios "1968"

 

En el año 1968 se inicia una gran campaña para conseguir fondos a fin de continuar las obras del edificio sede del Club. Para ello se emiten títulos de Socios Especiales o de Por Vida, se inicia una campaña publicitaria por Radio, Televisión, Conferencias de prensa, etc., se organiza una gran Rifa con importantes premios, como ser un auto y aparatos electrodomésticos. Con ello se obtienen sumas de dinero que permiten la prosecución de las obras, se levantan gimnasios, vestuarios, se reviste la piscina, se pone en funcionamiento la Sala de Máquinas y se instalan las bombas necesarias para obtener el agua surgente del manantial existente en el subsuelo del Club.

 

La reestructura de 1971

 

El Club ha crecido, año a año, se suman más y más socios, y para absorberlos se hace imprescindible su reestructura funcional para permitir así un mejor aprovechamiento de su infraestructura. Para ello, con la colaboración de excelentes profesores de Educación Física que trabajan en el Club, se reestructuran las clases por grupos de acuerdo a las edades, se hace la división en Departamento Físico Femenino y Masculino, pasando la Institución a ser orgullo no solo del barrio de Pocitos sino de todo el país, llegando incluso a venir niños del interior enviados por médicos para practicar natación ya que se aplican los más modernos métodos de enseñanza.
Las mejoras en el Club se siguen realizando, se construyen nuevos gimnasios, se instala el salón parrillero, la Sala de Sesiones del Consejo Directivo, la Sala de Comisiones, la Biblioteca, la Cantina renovada y el Salón "León Peyrou". El escultor Luis Giamarchi dona un busto del Gral. José G. Artigas que fuera descubierto en un acto emotivo por Doña Lola Tolosa de Peyrou en su última visita a Bohemios.
Llega el momento de pagar el préstamo concedido por el Banco de la República en 1964. Pero el dólar, que en aquel momento se cotizaba a $9.50 cuesta $16.50 por lo que el Banco fija la suma a devolver en 44.000.
El Club realiza gestiones, a través de Dante Treglia, para retasar la deuda y se logra su abatimiento en un 50% (22.000) así como una donación del Ministerio de Educación y Cultura de N$ 20.000 por lo que Bohemios sólo deberá desembolsar N$2.000. Con ello se cancela el préstamo obtenido y se puede mirar el futuro con ideas de ampliación. Se adquiere una propiedad por la calle Miguel Barreiro donde se instala un Jardín de Infantes para niños de 3 a 6 años que deben ser socios de la Institución, adquiriendo además todos los derechos que ello implica.

 

Infraestructura locativa - Tercera etapa

El porvenir

 

En el año 1977, asume la Presidencia Eduardo Mata liderando un grupo de asociados que quiebra una tradición el Bohemios, ya que en esa Directiva no se encontraban las grandes personalidades de otrora, como César y Oscar Peyrou, Ricardo Vergara, Dante Treglia, ni Juan J. Balleto.
Existía una notable inquietud por llevar adelante la Institución, la que había adquirido grandes dimensiones pero que todavía no tenía una estructura económico-administrativa acorde con su volumen. Es así que bajo la enorme energía de su Presidente se van sucediendo una serie de reformas de racionalización administrativa que llevan a Bohemios a constituirse en una empresa moderna desde el punto de vista administrativo y financiero. Los frutos rápidamente fueron apareciendo y en forma sucesiva se logra la adquisición de cinco predios, uno de ellos sobre la calle Pereira y los cuatro restantes sobre Payán.
Al comienzo de esta etapa se contó con el apoyo invalorable del Arq. Oscar Peyrou. Él solucionó prácticamente todos los problemas que se fueron presentando ya que su palabra era aceptada tanto por Dirigentes como por Asociados. Su súbito fallecimiento creó un enorme desconcierto entre aquellos que debían proseguir su obra, ya que el guía había desaparecido.
Se piensa ampliar las instalaciones del Club y enfrentar así la tercera etapa de las obras. Muchas fueron las ideas y las opciones a tomarse, hasta que finalmente se entendió que se debían contratar técnicos para llevar a cabo la obra, ya que era imposible encontrar otra personalidad que como el Arq. Oscar Peyrou pudiera destinar sus horas de trabajo en forma gratuita a la Institución.
A partir de allí se contrata a la firma de Arquitecto E. Faget y Gualberto Molas a los efectos de realizar los proyectos y dirigir las obras a llevarse a cabo. También se contratan los servicios del Ingeniero Alberto Ponce a fin de calcular la estructura y pilotaje del mismo.
Las dificultades son muchas dadas las ambiciones con que se encaran las obras y las necesidades de la Institución. Es por eso que el 13 de Agosto de 1981 se tramita y se obtiene, con éxito, el 29 de Diciembre del mismo año, ante la Intendencia municipal de Montevideo la posibilidad de volar 1.20 m sobre la calle Payán a los efectos de poder cumplir con el proyecto.
Es así como se define el proyecto, previa consulta con el Arq. Isern y de la Comisión de Obras presidida por el Cr. Rega Vázquez se aprueban los planos de los técnicos mencionados. De acuerdo con ellos Bohemios podrá contar a la finalización de la obra con un gimnasio para 2.500 personas, duplicar su capacidad de vestuarios, una nueva piscina de similares dimensiones a la actual, otra piscina para niños, un gimnasio de medidas reglamentarias y pequeñas graderías donde además de las actividades sociales podrán cumplirse las actividades deportivas de menor trascendencia. En definitiva, todo ello permitirá al Club duplicar su capacidad locativa. El costo aproximado de las obras supera los dos millones de dólares, por lo que la Institución se enfrenta a otra utopía como aquella planeada y llevada a cabo por los presididos por Ricardo Vergara pero con una notoria diferencia: hoy Bohemios cuenta con más de 8.000 socios y en aquella época apenas si eran 300.
Pero el destino parece haber elegido igual comienzo, ya que aquellas construcciones fueron iniciadas bajo el auspicio y la adhesión que se obtuvo merced al Campeonato Federal de 1963 y ojala que el Campeonato de 1981 dé los mismos frutos de unión para lograr este sueño que aún sigue siendo utópico. En la actualidad, Bohemios cuenta con los recursos necesarios para llevar a cabo el pilotaje de la obra y las ampliaciones del gimnasio, con una infraestructura poderosa y con una tradición: que siempre ha terminado las obras emprendidas.
A los efectos de llevar a cabo estos proyectos se han creado una serie de recursos para obtener fondos, lo que se vierten en una cuenta corriente. Ellos son: los títulos patrimoniales o cuotas de ingreso, las cuotas aguinaldo, un porcentaje de la cuota social y los ingresos financieros. Los que han vivido las alternativas del a historia del Club saben que el poder institucional y económico fue dado por las obras realizadas y que el futuro está en ellas, por lo que debe entenderse que existe un compromiso de realizarlas con aquellos que vivieron y sufrieron por la Institución.

En el año 1979 asume la Presidencia el Dr. Eduardo Rodríguez Caorsi. Durante su mandato se realizaron las siguientes obras:

-Se compraron varios terrenos por la calle Cipriano Payán. Se construyó la Piscina Abierta. Se remodeló el Estadio. Se dejaron preparadas las bases para edificar más pisos en el Estadio Principal y la Piscina Abierta.

El mandato del Dr. Rodríguez Caorsi también dejó su legado en lo deportivo:

En BASQUETBOL:

1979: Vice-Campeón Federal/1981: Campeón Federal y Liguilla/1982: Vice-Campeón Federal/1983: Campeón Federal/1984: Campeón Federal, Invierno, y Liguilla/1987: Campeón Federal, Liguilla y Apertura

En VOLEIBOL:

Varias veces Campeón en rama Masculina y Femenina.

En la parte social, el Club tenía una masa de 6.500 socio promedio. Récord en la historia del Club.

En el año 1987 asume el Escribano César Blanco de Marco, y allí se adquiere la casa lindera al Club de Bello y Reboratti la cual se utiliza para mudar el Jardín de Infantes.


Imprimir
Recomendar
Achicar
Agrandar
Compartir